Amsterdam estrena Hopper, un servicio de taxi en scooter eléctrico

Aunque es un concepto bastante novedoso en nuestro país, los sistemas de taxi en moto llevan bastante tiempo ando servicios en muchos países, sobre todo de Asia, donde los grandes atascos y los precios de los carburantes lo han convertido en un medio muy utilizado.

Desde hace algunos años este formato se está introduciendo en Europa y el último ejemplo nos llega desde Amsterdam, la capital holandesa que ha estrenado el sistema Hopper, un servicio de taxi que además tiene la peculiaridad de usar una moto eléctrica para sus desplazamientos.

La forma de utilizar el servicio no difiere demasiado de los sistemas de taxi clásicos, ya que podremos solicitar su parada cuando lo veamos por la calle, mediante una llamada telefónica o reservando mediante un formulario online y muy pronto mediante una aplicación para smartphones. Hopper ha supuesto una inversión de 1.3 millones de euros, y ha permitido poner en marcha 100 scooters eléctricos especialmente preparados para este servicio, y dotados de baterías que les permiten una autonomía de hasta 130 kilómetros con cada carga.

La misión de los promotores de este sistema es ofrecer un medio de transporte tan ágil como eficiente, que permita reducir las emisiones contaminantes en el centro de las ciudades, al mismo tiempo que ofrece una alternativa de movilidad para aquellos que los medios tradicionales no cubran completamente sus necesidades de movilidad, o para aquellos que necesiten un medio de transporte que se mueva con rapidez dentro del tráfico urbano, todo por un precio fijo de 2,50 euros el desplazamiento.

Sin duda se trata de una curiosa iniciativa que quiere expandirse por el resto de Holanda, y a lo largo de los dos próximos años se espera se ponga en marcha en otras 32 ciudades, una excelente idea a la que sólo le falta que los conductores y los clientes lleven un casco puesto en las fotos y en los vídeos promocionales, y por supuesto saber la opinión de los taxistas a esta nueva competencia.

Madrid apuesta por el car sharing

Tener coche propio implica, además de desembolsar una suma importante de dinero para comprarlo, una serie de gastos fijos (matrícula, impuestos de circulación, seguro y parking) y gastos variables (mantenimiento y gasolina) que en muchos casos no tiene ningún sentido hacerse cargo mes a mes.

Hoy en día, podemos ver por las calles de Madrid, una serie de carteles publicitarios que fomentan el uso del car sharing como una buena alternativa de movilidad urbana para ahorrarse unos cuantos euros al año.

El sistema es muy sencillo y funciona así: primero hay que darse de alta en alguna de las empresas que ofrecen este servicio. Esto se hace rellenando un típico formulario online que no te llevará más de 2 minutos. Cuando éste es aprobado, a los pocos días, recibirás una tarjeta inteligente que te acredita como usuario y te permite utilizar cualquier coche disponible de la red de la empresa de car sharing que elegiste. A partir de este punto, cuando necesites un coche, reservas el coche que te apetezca, lo recoges y conduces. Sólo pagarás el tiempo de uso que, en este caso, está fraccionado por días, horas y minutos. A fin de mes recibirás una factura detallada.

Las principales empresas de Madrid que ofrecen este servicio son Respiro, Bluemove y HelloByeCars.

Punto positivo a la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid. Una buena señal  de cambio hacia una movilidad urbana sostenible.

LINCE: 1º festival de cine ambiental de Madrid en Biocultura

El Primer Festival de Cine Ambiental de Madrid Lince, mostrará cortometrajes de ficción y documentales enfocada a la ecología, la sostenibilidad y el entorno social que nace en el marco de la próxima feria ecológica Biocultura.

"La temática es la pieza fundamental de este festival, queremos utilizar los contenidos audiovisuales como transporte de las ideas de la ecología", ha explicado a EFEverde David Islas, uno de los organizadores de Lince.

Según Islas, “mucha gente es poco consciente de el daño que el ser humano está ocasionando al planeta”, y una muestra “internacional” como ésta puede contribuir a la concienciación ambiental.

"Queremos que sea un punto de encuentro entre realizadores y profesionales del mundo audiovisual, participantes a la feria y todo el público en general", ha apuntado Islas.

Sobre la elección del nombre del festival, el organizador ha comentado que “el lince representa la fauna ibérica y es un icono de la lucha que mucha gente realiza día con día para seguir conservando el entorno.”

El plazo para enviar los trabajos, tanto en la categoría de ficción como en documental, es del 1 al 19 de octubre de 2012; y las proyecciones, las actividades paralelas y la entrega de premios se llevarán a cabo en la feria ecológica Biocultura del 8 al 11 de noviembre.

CityCamp Buenos Aires

Citycamp es un punto de encuentro entre diferentes actores que trabajan para mejorar la ciudad. Una comunidad open-source que tiene como objetivo el intercambio de experiencias y establecer pautas de un trabajo coordinado entre gobiernos locales, instituciones, organizaciones civiles, emprendedores sociales y empresas. El sábado 8 de septiembre en la Universidad de Palermo. 

CityCamp es el lugar ideal para que los emprendedores sociales e innovadores entren en contacto con las instituciones y personas que harán posible los proyectos.

El intercambio entre desarrolladores, artistas y emprendedores interesados en desarrollar sus capacidades sociales, resolver problemas y ofrecer herramientas para mejorar las ciudades fomenta el crecimiento de la industria.

Una oportunidad única se abre en el mundo del emprendimiento social ya que son los gobiernos y ONGs los que mejor saben cuales son las necesidades reales, y es en citycamp donde se realiza el intercambio de opinión y visiones al respecto.

Una verdadera ciudad inteligente la hacemos entre todos y colaborando en una visión común.

Horario: Sábado 08/09 de 9:30 a 20hs.

Lugar: Universidad de Palermo, Larrea 1079

Inscripción: El registro es obligatorio, entrada gratuita. Podés inscribirte en este link.

Si quieren presentar una charla, panel o proyecto, tenés que escribir a: info@citycampba.com.ar, también podés presentarse el mismo día y anotar tu charla en la pizarra.

Panales

Mesa organizada por la Cátedra Libre de Gobierno Abierto (UNLP)


Mesa organizada por Espacios Políticos


Mesa ínter-ciudades sobre “SmartCities”

Charlas

“Inspiración para Buenos Aires: Diseño en el espacio público, tendencias y casos internacionales y regionales.” por Paula Alvarado (BA Inspiration)


Charla “El derecho a la centralidad. Hacia un nuevo status urbano de lugar” por el Dr. Arq. Guillermo Tella


Charla interactiva por Martin Bonadeo


Charla “Ciudad Lenguaje” por Santiago Ortiz


Presentación del Modelo Territorial por el GCBA


Presentación del proyecto Bikestorming por La Vida en Bici


Presentación del proyecto de investigación Intangibles Urbanos por el Instituto Superior de Urbanismo (FADU-UBA)


Presentación del proyecto #54bares


Presentación del proyecto Rio+Vos


Proyecto Odisea20


Charla por Cristina Le Mehaute


Presentación Fundación La Tierra Habla


“Creando ciudades” por estudiante seleccionada Krista Schultz


Cierre del evento por Esteban Menis de @LlorodeFelicidad

Actividades

Proyección de cortos del GreenFilmFest


Taller de liderazgo dictado por Inicia


Mercado y catering de productos orgánicos por Sabe La Tierra


CityTour para re-conocer el barrio


Además, instalaciones interactivas y juegos urbanos

10 principios para la movilidad sustentable

El visionario urbanista Jan Gehl y Walter Hook, Director Ejecutivo del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), establecieron diez principios clave para el desarrollo de ciudades más sustentables y equitativas.

1. Camina

Las ciudades más disfrutables tienen entornos peatonales maravillosos. Caminar es la forma más universal de  trasladarse y cuando el diseño de las calles prioriza las necesidades de los transeúntes, la salud, la actividad económica y la seguridad mejoran. Las calles transitables a pie son las piedras angulares de una ciudad sustentable.

2. Muévete con tu energía

Las bicicletas y otros medios de transporte impulsados por personas –como bicitaxis– permiten el transporte “puerta a puerta”, utilizando menos espacio y recursos. Son una alternativa más saludable y sustentable para trayectos cortos, en comparción con los automóviles y taxis. Para fomentar su uso, hay que lograr que los conductores se sientan seguros; en general, entre más bicicletas haya en las calles, más seguridad tendrán. Esto también requiere la paulatina disminución del tránsito automovilístico y la creación de una infraestructura especializada, como las ciclovías.

3. Súbete al autobús

Algunos trayectos en nuestras ciudades son demasiado largos para ser recorridos a pie o en bicicleta. El transporte público puede mover a millones de personas de forma segura, rápida y cómoda con una fracción del combustible y del espacio de estacionamiento que utilizan los automóviles privados. Los autobuses de transporte masivo tales como el sistema de Autobuses de Tránsito Rápido (BRT por sus siglas en inglés) han demostrado ser una solución costeable, efectiva y  rápida de implementar. Al igual que los sistemas de Metro, los autobuses BRT combinan carriles exclusivos, estaciones de alta calidad y pago antes de abordar las unidades, resultando en una operación eficiente.

4. Disminuye el uso del automóvil

Incluso en 2030, algunos trayectos continuarán haciéndose en automóvil. Pero la circulación de más autos incrementará el tráfico, la contaminación y el tiempo invertido en los trayectos, si no se administra de una mejor manera. Esto incluye lo que algunas ciudades ya están haciendo: incrementar los costos del estacionamiento y de acceso a ciertas zonas para fomentar que las personas dejen el auto en casa, crear zonas ecológicas donde sólo pueden entrar vehículos no contaminantes y eliminar vías rápidas para favorecer la reactivación de la vida comunitaria.

5. Distribuyamos eficientemente las mercancías

La ciudad requiere del transporte de mercancías para funcionar. Alimentos, combustible y ropa ingresan en camiones y, del mismo modo, suelen salir los desechos. Estos vehículos son un tema crítico, pues contaminan el aire, incrementan los riesgos para los peatones y ciclistas, son ruidosos y dañan las calles. Las ciudades sustentables necesitarán asegurar servicios eficientes y, al tiempo, minimizar su impacto en las comunidades. Esto requiere de la aplicación de sistemas de logística inteligentes y la promoción de incentivos para el uso de vehículos menos contaminantes, más pequeños, lentos, silenciosos y seguros.

6. Mezclemos los usos de suelo

El tránsito sustentable sólo será viable si conecta a las personas con lugares que las inviten a quedarse. Hacer “atractiva” a una calle implica que ésta albergue una diversidad de lugares y actividades: espacios públicos animados y comerciales en la planta baja, con espacios residenciales y de oficina en las plantas altas. Las tiendas y establecimientos se nutren de las personas que ahí trabajan en el día y también de las que ahí duermen por la noche, ayudando a crear zonas llenas de vida.

7. Densifiquemos

Para 2030, se estima que las ciudades alojarán a 2 mil millones de personas más. Para organizar este crecimiento, el primer paso es “recilcar el espacio”, construir en lotes baldíos o en zonas en desuso antes de construir en las áreas verdes de los alrededores de la ciudad. Esto junto con una oferta de transporte  y espacios públicos de calidad, da lugar a una gran diversidad de actividades en las calles, haciéndolas más seguras e interesantes.  Las calles urbanas  requieren densidad y diversidad, lo cual contribuye a crear un área de usos múltiples más animada. Las comunidades con mayor densidad utilizan recursos de manera más eficiente, reduciendo las huellas del carbono de sus residentes.

8. Fortalezcamos la cultura local

Celebrar las culturas locales fomenta la diversidad de las ciudades, lo que atrae a las personas y las inspira a permanecer en ellas. La historia de una comunidad, su entorno natural y sus tradiciones contribuyen significativamente a hacer de los lugares especiales y únicos. Encontrar estos elementos y preservarlos es crítico para distinguirlos unos de otros. Mantener esta identidad contribuye a crear la clase de comunidades en la que la gente disfrute caminar, andar en bicicleta y utilizar transporte público.

9. Conectemos las cuadras

Las ciudades en las que es placentero caminar y andar en bicicleta suelen tener numerosas calles cortas y estrechas, con mucha interconectividad entre sí. Esto hace que el tránsito sea más lento, al mismo tiempo que la caminata es más directa, variada, interesante y atractiva. Las calles con esas características están hechas a una escala adecuada para activar la percepción y los sentidos de la gente que va a pie. Edificios, tiendas, árboles y otros elementos están más cerca de los peatones y ciclistas a lo largo de su trayecto, incrementando la vitalidad y accesibilidad a  estas calles.

10. Hagámoslo durar

Invertir en el entorno urbano y su mantenimiento es tan importante como invertir en transporte sustentable. Con una planeación y mantenimiento correctos, todo –edificios, calles, adoquinados, mobiliario urbano, arte público– puede durar no sólo décadas, sino siglos. Diseños y materiales de alta calidad, así como un adecuado manejo del espacio público son clave para la creación de calles memorables y de espacios públicos que resulten más duraderos que los ciclos electorales.

Carga tus gadgets con energía solar y recibe tu recompensa

Los impulsores de la startup alemana Changers se enorgullecen de haber aunado en un mismo proyecto algunas de las actividades más recurrentes de este nuevo milenio: generar energía y canalizarla a través de las redes sociales. Y todo gracias a Maroshi y Kalhuohfummi, que no son los inversores principales de la empresa sino el nombre de las dos piezas que componen un eficiente cargador solar. Con él quieren iniciar un giro en la forma de pensar del consumidor y, si la idea les sale bien, hasta en la economía mundial.

Dos de los responsables de Changers, Daniela Schiffer y Kushtrim Xhakli, han presentado en Campus Party Europe Berlín a Maroshi, un panel que pesa apenas cien gramos y es algo más alargado que un iPad. Se conecta a Kalhuohfummi, el cargador que es compatible con cientos de dispositivos. “¿Cuántos de nosotros agotamos la batería de nuestro smartphone a diario?“, se pregunta Kushtrim Xhakli: el ahorro de CO2 y de dinero puede ser considerable. Este kit de energía solar móvil – que cuesta 180 euros – se puede llevar a cualquier lado. Pero su uso solo es el principio de lo que estos emprendedores tienen en mente.

A través de la web changers.com quieren dar un paso más y que esa energía que se ha ahorrado quede registrada en su propia red social, conectando el cargador con la cuenta personal de cada usuario. Luego, se convierte esa cantidad de energía en una nueva divisa virtual con la que obtener beneficios. Con los Changer Credits, así se llama la moneda, se podrá comprar en tiendas online, generar créditos extra en juegos online o adquirir descuentos en una selección de servicios que esperan que cada vez sea más amplia.

Para Daniela Schiffer se trata de “hacer que la lucha contra el calentamiento global se convierta en una actividad comunitaria, en la que la gente colabore unida, compita entre ella por ver quién genera más energía y donde se inspiren los unos a los otros”. Como buenos geeks son amantes de las estadísticas, así que la web ofrece datos con los logros individuales de cada usuario además de agruparlo por ciudades, países o comunidades virtuales. De momento Japón y Alemania se colocan a la cabeza en el índice de actividad de esta incipiente sociedad sostenible.

Teniendo en cuenta que la capacidad de generar beneficios en changers.com depende del sol, los países del hemisferio sur son los que más potencial tienen de obtener riqueza. “Estamos trabajando varias ideas para que en países menos soleados se pueda generar la misma cantidad de energía por hora. Aunque consideramos el hecho de que se cambien los papeles como un buen giro de los acontecimientos“, celebra Schiffer.

En el siguiente vídeo se muestran los primeros pasos para convertirse en un “changer“.

BlaBlaCar o la utilización más inteligente de los coches

Cuando los usuarios de internet adoptaron el Internet is Sharing como mantra de casi obligada asunción, de eso hace unos años, en lo primero que se pensó fue en compartir cultura en forma de archivos. Sin embargo, se abría a la vez otro potencial abanico de posibilidades que miraba también al mundo offline. BlaBlaCar observó que se podía utilizar esta filosofía para intentar limpiar el aire del planeta.

Teniendo en cuenta que, el transporte, sumando todos sus componentes, constituye el 40% del impacto económico global, cualquier intervención que lo haga más eficiente y menos perjudicial para el planeta no es un asunto baladí. Se trata de una actividad que puede ir a más y convertir los ecosistemas en cada vez más inhabitables y, por el contrario, también tiene un enorme potencial para reducir su huella.

En BlaBlaCar optaron por pelear por esto último y se dieron cuenta de que además, la protección del medio ambiente no estaba reñida con el ahorro. La solución: compartir coche. “Más del 63% de los españoles utiliza el coche a diario para ir a trabajar y la tasa media de ocupación del vehículo es de sólo 1,2 personas en las grandes ciudades”, cuenta Vincent Rosso, country manager de BlaBlaCar en España y portugal. “El tráfico genera el 75% de las emisiones de CO2 y el 80% del ruido urbano. Además de saturar la circulación, genera unos costes difíciles de asumir por la mayoría de los españoles con un gasto anual medio de 5.500 euros, por lo que compartir gastos y ruta se convierte en la solución ideal para todos estos inconvenientes”.

BlaBlaCar cobró aún más sentido cuando en internet, los usuarios comenzaron a organizarse en forma de redes sociales. De hecho, se han convertido en la red social de consumo colaborativo con mayor actividad de Europa, con casi 2 millones de usuarios, 600.000 viajes programados y más de 1 millón de asientos disponibles.

La mecánica de participación es muy sencilla. Lo único que hay que hacer es introducir en la web las ciudades de origen y destino del desplazamiento y la fecha en que se realiza el viaje. “Una vez registrado el usuario podrá elegir entre las distintas opciones disponibles y ver si puede transportar bultos, viajar con mascotas o fumar en el coche”, declara Rosso. Por obra y gracia del componente social, los usuarios se ganan la confianza de la comunidad gracias a los comentarios que sus compañeros offline realizan online.

Las ventajas de la iniciativa discurren por varios senderos. Económicamente, el ahorro en combustible y peajes de las personas que comparten gastos es evidente. Tan evidente como el beneficio medioambiental que supone la reducción de emisiones de CO2, que se puede medir de manera concreta. “Los usuarios de BlaBlaCar llevan ahorradas 500.000 toneladas de CO2  en 10 millones de viajes”, explica Vincent Rosso. El plus está en la reducción del riesgo en carretera, que de este modo está poblada por menos vehículos.

Contábamos antes que se difuminan las barreras entre el online y el offline. PorqueBlablaCar -por esto fue bautizado así- es social en la red y fuera de ella. La plataforma permite conocer gente y poder viajar con otras personas en el trayecto.

La iniciativa cuenta también con aplicaciones móviles para iPhone y Android con las que buscar un viaje en coche compartido donde y cuándo quieras gracias a la geolocalización del teléfono. Si a eso unimos que el crecimiento anual de BlaBlaCar es de más del 135% desde el 2009 en toda Europa, ¿a qué estás esperando para subirte al carro?

5 de Junio: Día Mundial del Medio Ambiente

Hoy 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, en su Resolución 2994 (XXVII) del 15 de diciembre de 1972, en la Conferencia de Estocolmo, cuyo tema central fue el Medio Ambiente.

Las Naciones Unidas utilizan este día como uno de los principales vehículos para fomentar la sensibilización mundial sobre el medio ambiente y promover la atención y acción política al respecto.

Este año, Brasil ha sido elegida como sede del Día Mundial del Medio Ambiente.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), señaló que la jornada será una oportunidad para invitar a la población a evaluar en qué áreas de la vida cotidiana se puede aplicar la “economía verde”.

También para analizar de qué manera la economía sustentable puede ser un recurso para el desarrollo social, económico y medioambiental de los siete mil millones de habitantes que hay actualmente en el planeta.

El PNUMA subrayó que tres semanas después de esa fecha, Brasil también será sede de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible “Río + 20”, a la que asistirán líderes mundiales para debatir el diseño de un futuro sustentable con el medio ambiente.